Lo que se debe y lo que no se debe hacer para decorar un espacio infantil pequeño

Michel de Nijs / Getty Images

Cuando vives en un espacio pequeño, hacer espacio para el bebé puede ser complicado. Pero con mucha creatividad y un poco, buenos y anticuados conocimientos, una pequeña guardería puede ser tan brillante, bella y funcional como cualquier otra.

¿Se está quedando corto con el know-how? ¡Pregunta a los profesionales! Ya sea que trabaje con una habitación pequeña, una habitación compartida o sin espacio, esta lista de tareas de decoración profesional lo ayudará a transformar su pequeño vivero en un espacio aparentemente espacioso y totalmente funcional.

15 mandamientos para espacios pequeños:

  1. Haz elige una paleta de colores claros. Los tonos oscuros absorben la luz y pueden abrumar fácilmente a una habitación pequeña. Los colores claros, por otro lado, hacen que una habitación se sienta más grande y brillante.
  2. Considere un esquema de color monocromático, especialmente si prefiere usar una paleta más oscura. El color continuo disminuye los cortes visuales, haciendo que un espacio pequeño parezca mucho más grande.
  3. Haz pintar el techo. Ya sea que elija usar colores claros u oscuros, pintar el techo del mismo color que las paredes, o incluso un tono más claro, crea un efecto de bóveda que le da a la habitación una sensación de amplitud.
  4. Pinte cualquier moldura o molduras de pared en un color más claro que sus paredes. Los adornos de color claro hacen que la pared detrás de ella retroceda, apareciendo más alejada del observador.
  5. Crea interés visual. Las habitaciones pequeñas a menudo carecen de características arquitectónicas definitorias. Considere pintar una pared de acento, que proporciona la ilusión de profundidad y crea un punto focal para el diseño, o agregue estilo al pintar el interior de las unidades de estanterías o ventanas.
  1. Use patrón para que la habitación parezca más grande. Ciertos patrones pueden crear la ilusión del espacio. Por ejemplo, las rayas verticales acentúan la altura, mientras que las rayas horizontales pueden hacer que una habitación parezca más ancha.
  2. No permita que un patrón abrume su espacio. Usa patrones audaces a gran escala con moderación. Si elige un patrón grande, opte por un patrón único con mucho espacio neutral. ¿Prefieres patrones a pequeña escala? Ten cuidado con los motivos demasiado ocupados. Elija un patrón limpio y repetitivo que no tenga más de uno o dos colores, y asegúrese de dividir los elementos con patrones con bloques grandes de color sólido y neutro.
  1. Deja entrar la luz. La luz natural hace maravillas en espacios pequeños, haciéndolos sentir brillantes y aireados a pesar de su tamaño. Considere la posibilidad de comprar un conjunto de cortinas transparentes, o incluso eliminar por completo las cortinas mediante la instalación de persianas de bloqueo de la luz que se pueden derribar según sea necesario.
  2. Hazte llamativo. Los espejos y otros accesorios brillantes reflejan esa luz natural tan importante que ilumina el espacio y lo hace sentir más grande.
  3. Haz deja espacio para crecer. Al elegir sus muebles, piense a largo plazo. La cuna pequeña de estilo cuna de bebé ahora puede caber, pero antes de llenar el espacio restante con otros muebles y accesorios, piense en el futuro. ¿Has dejado suficiente espacio para cambiarlo por una cama pequeña después?
  4. No te excedas en el mobiliario. Cuando se trata de amueblar la habitación de su hijo, su objetivo debe ser crear espacio, no llenarlo. Los niños necesitan espacio para jugar, así que cuantos menos muebles puedas usar, mejor estarás.
  5. No descarte muebles grandes por completo. Más grande puede ser mejor, incluso en un espacio pequeño. Es cierto: las piezas pequeñas generalmente se adaptan mejor a una habitación pequeña, pero demasiadas piezas pequeñas pueden hacer que la habitación se sienta abarrotada. Siempre que se adhiera a una o dos piezas, usar muebles más grandes puede hacer que una habitación se vea más grande.
  1. Elija muebles simples con líneas limpias y un acabado ligero. Mientras que los muebles oscuros y ornamentados requieren atención, las piezas discretas con líneas delgadas "desaparecen" en el diseño general, dando la ilusión de un espacio abierto.
  2. Aproveche al máximo el espacio que tiene. En una habitación pequeña, cada pulgada cuadrada cuenta. Busque pequeñas formas de crear más espacio. Por ejemplo, en lugar de comprar un marco de cama voluminoso para su niño pequeño, intente crear la ilusión de un marco usando una cabecera delgada montada en la pared. ¿Necesita un lugar para cambiar al bebé? Omita el cambiador tradicional y pruebe una de estas alternativas que ahorran espacio.
  3. Haz ser creativo con el almacenamiento. Cuando se trata de espacios pequeños, el desorden es el enemigo público número uno. Dado que las habitaciones pequeñas a menudo carecen de suficiente espacio de almacenamiento, mantener esta amenaza en la mano puede requerir un poco de pensamiento creativo. Considere almacenar juguetes o ropa excretada en contenedores de almacenaje que puedan esconderse debajo de una cuna o cama, y ​​esté atento a otras ideas inteligentes para ahorrar espacio, como otomanas con almacenamiento oculto. ¿No estás seguro por dónde empezar? Asegúrese de tener estos elementos esenciales de organización de viveros cubiertos.

¿Estás buscando más hacks de vivero pequeños? Eche un vistazo a estas ideas Top Ten para Viveros pequeños.